La separación de mamá

Tengas la edad que tengas, es probable que haya momentos que tu niña, adolescente, en definitiva versiones antiguas de tu “yo actual” aparezcan y sientas más intensa la necesidad de aprobación de tu familia, la necesidad de contacto y cercanía de tu madre…

Yo creía que esto se pasaba a los 18, cuando ya eras mayor de edad, pero no, hay veces que para mi, a mis 30 años, también son difíciles estas cuestiones que te comento.

Hay situaciones cotidianas que vivimos que activan una parte de nosotras y nos recuerdan lo duro qué fue separarnos de mamá cuando aún no estábamos preparadas o cuando si lo estábamos pero no se hablo de ello.

Puede activarse en la vida adulta cuando a ella le gustaría vernos y estamos trabajando y no podemos hablar o quedar, puede ser que te apetece que venga a un plan de playa con tu pareja y tu pareja te dice que mejor vosotros dos solos, puede ser cuando tu te vas de vacaciones y ella prefiere no venir porqué tiene que cuidarse de la casa…

Hay una parte de ti que se activa ante situaciones de separación de tu madre, que puede aparecer incluso la ansiedad, te sientes culpable cuando te alejas, porqué sientes que si te vas, creces y haces tu vida, la abandonas.
Quizá sientes que ella nunca te ha pedido que te quedes o algo parecido, pero tu si percibes que hay algo de ti que ella no tiene y necesita hacer como tú; quizá en algunos aspectos la percibes incapaz, la ves más sumisa, o dependiente, la ves con menos recursos de los que tu tienes (o eso crees, hay veces que seguimos viendo a mamá con los ojos de niña).
Hay una parte de ti que solo se puede ir tranquila viendo que ella misma puede encargarse, que se puede hacer responsable, de que no se siente sola y podrías irte tranquilamente porque no te necesita.
Es probable que se haya quedado instalado el recuerdo que mamá no supo como acompañarnos en determinada situación, y ahora ese miedo aparece en nosotras cuando hay situaciones donde no sabemos como acompañarnos respecto a la relación con ella.
Puede ser que trates de hacer por ella lo que te gustaría que hubiera hecho por ti, que lo que ves en ella conecte con como te sentiste tu de pequeña viendo diferentes situaciones, que no mereces sentirte abandonada o sola y que hay alguien ahí contigo que te recuerda que eres especial y que serás amada.