No hay emociones negativas ni positivas, todas cumplen una función en cada momento y es importante aprender a escucharlas, identificarlas y darles un espacio. Sin embargo, aquellas emociones que no nos producen sensaciones agradables y placenteras, no les damos el espacio que necesitan. ¿Has vivido situaciones desagradables que prefieres no volver a pensar? El no hablar de ello es precisamente lo que hace que la herida emocional se haga más grande y más profunda. Tienes derecho y necesitas hablar de ello,...